Acceso íntegro a la noticia

Estos días de ofensiva argumental y legislativa con el TAV, el Canal y la Autovía a Madrid interpelan al Gobierno central para agilizar las obras y reclaman consenso entre las fuerzas navarras que las apoyan

UPN, PSN, Geroa y PP deben consensuar un discurso que reclame el TAV con más fuerza

El clamor por potenciar en Navarra las infraestructuras clave para su desarrollo y evitar el estancamiento que sobrevuela a la Comunidad vuelve con fuerza a la palestra. Esta semana está siendo clave en temas como la autovía entre Pamplona y Madrid, la segunda fase del Canal y, sobre todo, el desarrollo del corredor navarro del tren de alta velocidad. Que se estén enlazando días de noticias, encuentros a alto nivel y mociones vinculadas a estas obras que interpelan directamente al gobierno de Pedro Sánchez no sólo es bueno en cuanto a su función de devolver el foco a un punto vital para la competitividad foral, sino también porque reclaman la necesidad de un consenso que aún no se da entre las mayores fuerzas políticas navarras que respaldan estas cuestiones. El TAV es la mejor piedra de toque de lo que se está cociendo. Que el ministro de Transportes no incluyese a Navarra entre las zonas prioritarias de su gobierno para desarrollar la alta velocidad ha encendido las alarmas y despertado de su letargo a los que deben tomar decisiones. Reconoce ahora Óscar Puente que fue un lapsus, un olvido por el que pide disculpas, y reafirma el compromiso del Estado con la alta velocidad en Navarra. Y no puede ser de otra manera. Los tres colegios profesionales de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, el de Industriales y el Agrónomos, junto a la Institución Futuro, han dibujado un cronograma diáfano de lo que se precisa para que el corredor navarro del TAV sea una realidad para 2035: un programa de 3.200 millones de inversión para enlazar Pamplona-Zaragoza con la Y vasca. Apenas supondría un 4% del total invertido por España en alta velocidad. Que la sociedad civil de Navarra lleve años exigiendo al Gobierno central que cumpla con sus compromisos y esté de nuevo empujando para acelerar los tiempos es un acicate que las grandes fuerzas políticas forales deben valorar y asumir como propio. Pues si UPN, PSN, Geroa Bai y PP comparten su apuesta por TAV, Canal y autopista es hora ya de que armen un discurso de consenso para defender con fuerza una voz única en Madrid.

 

 

 

Institución Futuro
Share This