Acceso a la notica en Navarrainformacion.es

El economista Daniel Lacalle visitó la semana pasada Pamplona invitado por Institución Futuro y Sociedad Civil Navarra. En su conferencia destacó. Entre otros temas, Lacalle destacó que «España es un país ya no de pymes, sino de micropymes, y que tenemos un grave problema porque se desincentiva su crecimiento».

Precisamente, recuerda el Think Tank navarro, Cepyme publicaba hace pocos meses un informe sobre este tema, en el que comparaba a nuestro país con el resto de Europa. En él se comprueba que en todos los países europeos las empresas pequeñas (menos de 50 ocupados) conforman la inmensa mayoría del parque empresarial aunque, de los países analizados, España tiene la tercera mayor participación de empresas pequeñas, lo que equivale a decir que la presencia de empresas medianas y grandes es muy baja.

Empresa española hoy en Europa

Además, la empresa media europea es un 24% más grande que en España: mientras que en nuestro país se corresponde con 4,8 personas, el promedio europeo es de 6 ocupados por firma. Esta diferencia es mucho más abultada en comparación con Alemania, Reino Unido y Austria, entre los 15 países analizados, pues el tamaño medio de sus empresas duplica al de España. A este hecho se suma el que la compañía media europea vende un 30% más que la española (1,5 millones de euros y 1,1 millones de euros, respectivamente). En Irlanda y Alemania, la firma promedio tiene ventas que triplican las de la española.

¿Qué obstáculos se encuentran en España que frenan el crecimiento empresarial? Cepyme cita las más de 100 regulaciones de tipo fiscal, laboral, contable, financiero, de seguros y competencia. También menciona la carga burocrática y las cotizaciones sociales del empleador, que en 2021 eran las terceras más caras de Europa. De hecho, en 20 países europeos las cotizaciones que debe pagar el empleador son al menos 10 puntos porcentuales más bajas que en España.

Impacto económico empresaria para España con la misma composición que Europa

Cepyme realiza, además, un cálculo interesante: ¿qué impacto económico tendría para España tener un parque empresarial con la misma composición media que Europa? Esto implicaría una reducción en el número de empresas de 0 a 9 ocupados y un incremento en el resto, como puede verse a continuación.

Si nos equiparáramos con la media europea crearíamos al menos 1,3 millones de empleos y las ventas crecerían en más de 268.000 millones de euros, además del aumento de la recaudación fiscal, cifrada por Cepyme en 22.000 millones de euros.

Que la empresa española sea relativamente pequeña no es un problema que afecta solo a los empresarios: es un problema para el conjunto de la sociedad. ¿A qué esperamos a favorecer el crecimiento empresarial y, con él, aprovechar mejor las economías de escalas, aumentar su productividad, mejorar los salarios…?

Institución Futuro
Share This