Diario de Navarra, 8 de junio de 2007
El presidente de Endesa dio una conferencia en Pamplona
Después de sufrir tres opas, que han duplicado en año y medio el precio de la acción, Manuel Pizarro, presidente de Endesa, rebosa satisfacción. No tanto por el resultado, que deja la compañía en manos de una empresa semipública italiana y que asume con un elocuente «el que paga, manda», como por la «coherencia» de su actuación. «He defendido la empresa como lo hubiera hecho con mi propio patrimonio», dijo.
Pizarro, abogado turolense, con una dilatada trayectoria en el sector público y privado (fue abogado del Estado, presidente de la CECA, agente de cambio y bolsa, entre otros cargos que aún ostenta además de la presidencia de Endesa), acudió ayer a Pamplona, invitado por la Institución Futuro, para impartir una conferencia sobre «Coherencia institucional» como «factor clave para el desarrollo de la empresa». El título se prestaba para cargar las tintas sobre la actuación del Ejecutivo en la sucesión de Opas que ha vivido su empresa, como hizo Julio Pomés, director de la Institución, quien al presentar al conferenciante elogió «su valor al desafiar el despotismo de Moncloa que emula a la gesta de su homónimo el conquistador».
Pizarro, más sutil, sin entrar en alusiones directas hacia el Gobierno, denunció la falta de seguridad jurídica en España, cuya «ley de Opas es estupenda», dijo, «lo que pasa es que no aplica». Reivindicó la vuelta a los valores y un país en el que se enseñe desde la escuela «a cumplir las normas». Y añadió que «tenemos un sistema jurídico que genera incertidumbre, por el cambio de normas, la arbitrariedad en su cumplimiento y la falta de reacción inmediata de la Justicia para reponer el bien jurídico lesionado», porque «a mí de qué me sirve que el Supremo dentro de cinco años me diga no sé qué de la Opa si hace dos años que ya acabó», inquirió.

Según expuso el directivo, «el capital humano, el talento, y la estabilidad jurídica son los dos elementos que determinan que se vaya a un país y no a otro», y sostuvo que en España «la seguridad jurídica es carísima de coste». Indicó que «el sector eléctrico necesita invertir cada año 5.000 millones de euros y tiene que traer ese capital de fuera» por lo que «o se garantiza al inversor que no va a pasar nada o pagaremos más cara la financiación», afirmó.

Respecto a su actuación en las Opas, cuya defensa numantina del valor de la compañía ayudó a elevar la cotización de Endesa de 18 a 41 euros, dijo que se limitó a aplicar «el mismo rigor que a lo privado. Añadió que «cuando le felicitan algunas personas por ello», se apena y siempre contesta lo mismo: «¡Qué triste que en un país lo que tenía que ser normal, se convierta en excepcional!».

Institución Futuro
Share This