Acceso al reportaje

La calidad institucional, la falta de transparencia y la percepción negativa que el Ejecutivo tiene de las empresas centra las quejas del sector

Los empresarios navarros no ocultan su enfado con el Gobierno al que responsabilizan directamente de ser un obstáculo para la competitividad de las empresas, un problema éste, coinciden, que ha empeorado en el último año que ha estado marcado por la inestabilidad política. Es una de las opiniones mayoritarias que arroja la Encuesta Empresarial Círculo 2023 cuyos resultados fueron presentados ayer en el Nuevo Casino por Miguel Iraburu, miembro de Institución Futuro, de la Junta Directiva del Círculo de Empresarios y presidente ejecutivo de Avest Corporate Finance. El trabajo, promovido por el Círculo de Empresarios en colaboración con Institución Futuro, ha recabado la opinión de 420 empresarios, 156 de ellos de la Comunidad foral. En su mayoría del sector servicios y responsables de compañías de menos de 250 trabajadores y con una facturación inferior a los 50 millones de euros. El 50% de las encuestados asegura invertir en el exterior y prevé que el gasto en este capítulo se mantenga o incremente.

A nivel nacional es la percepción negativa que el Ejecutivo tiene de las empresas así como su intervencionismo en la actividad y la falta de transparencia y seguridad jurídica las que centran las quejas del sector. En Navarra, por su parte, los empresarios apuntan a los mismos obstáculos aunque el orden cambia. En primer lugar sitúan la calidad institucional, seguida por la falta de transparencia y la percepción gubernamental de las empresas.

La encuesta se lanzó en junio después de que las principales instituciones revisaran al alza las previsiones económicas para 2023 y moderaran las de 2024 para conocer la valoración de los empresarios españoles sobre la situación económica y perspectivas, así como los efectos de la actual política económica sobre la competitividad y las decisiones empresariales además de saber qué prioridades destacaban para la política económica en la próxima legislatura y su experiencia en el acceso a los Fondos Next Generation EU y su aplicación. Mientras la Encuesta estaba abierta se convocaron elecciones generales en España y aunque su celebración fue después de su cierre los resultados de la encuesta han ganado aún mayor relevancia a fin de que, defienden sus promotores, el Círculo de Empresarios ejerza su labor de proponer ideas, medidas y reformas en la dirección necesaria.

Rechazo a las medidas

Las empresas que participaron en el sondeo valoraron de forma muy negativa el impacto que las últimas medidas de política económica han tenido sobre la competitividad de la economía española. Desde el desequilibrio de las cuentas públicas (negativo para el 84,3% de los participantes), al incremento de los tipos de interés (81%), pasando por la no deflactación de los tipos impositivos (72,5%), el aumento del salario mínimo interprofesional y de las cotizaciones (59,6%) o la reforma laboral (53,8%). En este último aspecto, el 70% de los participantes considera prioritario vincular los salarios a la productividad, no al IPC, y en el caso de Navarra casi la mitad de los encuestados aboga por mejorar la formación para el empleo y las políticas activas especialmente para jóvenes, mujeres y sénior. La fiscalidad se encuentra un año más entre las prioridades de la política económica. Para el 78,6% de los encuestados navarros, la carga impositiva es perjudicial para la competitividad de su empresa o sector. Las reformas impositivas que se consideran más adecuadas para mejorar esa competitividad son los incentivos fiscales a la inversión (72%) y la reducción de las cotizaciones sociales a cargo de la empresa (60%). Y entre las medidas efectivas para la reducción de la economía sumergida destacan el aumento de la transparencia (60%) y el endurecimiento de las sanciones (50%). En este punto los navarros apuntan de forma adicional al establecimiento de un tipo impositivo especial para operaciones de bajo coste (51%).

La valoración negativa sobre la situación de la economía es generalizada entre los empresarios, también entre los navarros, y tanto este año como en 2024. Entre las amenazas, además de la elevada inflación subyacente, el alto nivel de deuda pública y los elevados costes de suministros y energía, apuntan a la desaceleración de las principales economías europeas. Tampoco prevén mejora s a nivel de facturación como de empleo. En cuanto a las ventajas competitivas de filiales en España de multinacionales frente a otras filiales del grupo, los navarros apuntan tres: la productividad, la relación costes-calidad y el formar parte de un ecosistema empresarial.

Críticas a la gestión de los fondos Next

La mala gestión de los fondos europeos de recuperación se mantiene en la encuesta de este año como una de las principales preocupaciones de los empresarios, también de los navarros. De hecho, el 53% de los que han participado en la encuesta califica de mala la gestión y se mantiene por encima del 50% (52,8%) el porcentaje de las empresas que asegura no haber solicitado fondos. Entre los motivos, desde la “complejidad de trámites administrativos”, a la percepción de que estos fondos “sólo benefician a las grandes empresas” o el hecho de que su sector no figura entre los incluidos en las políticas palanca que se bonifican. Entre las que aseguraron haber accedido a esos fondos, el 60% reportó una experiencia negativa en el proceso.

CUATRO PRIORIDADES EN POLÍTICA ECONÓMICA

  • Reforma de las administraciones públicas. Para el 90% la gestión del gasto no es eficiente. Piden evaluar su eficiencia (71%) y reformar la administración (60%).
  • Reforma fiscal. Para el 78,6%, la carga impositiva es perjudicial para la competitividad de su empresa o sector.
  • Reformar el sistema de pensiones. Incentivos para prolongar la vida activa (68,1%), fomento de planes de pensiones privados (54,5%) y la “mochila austriaca” (52,7%).
  • Pacto educativo. Fomentar FP, formación dual…

 

El CEO de 3P asegura que para atraer talento no basta con ofrecer un salario atractivo y reclama acciones “concretas” al Gobierno

“Navarra no tiene una oferta clara para ser realmente atractiva”

Dámaso Molero asegura que para atraer talento no basta con ofrecer un salario atractivo y reclama acciones “concretas” al Gobierno

“Tenemos asumido que Navarra es una región perfecta para desarrollar una actividad profesional, formar una familia e invertir pero, ¿cuál es la oferta de Navarra? Yo no encuentro respuestas claras. ¿Qué modelo queremos seguir? Tampoco lo tengo claro”. Así de contundente se expresó ayer el CEO de 3P Biopharmaceutical, Dámaso Molero, cuando el moderador de la mesa redonda que se celebró tras la presentación de la encuesta le preguntó qué necesitan las empresas para atraer talento. Algo en lo que en 3P, que aglutina en su sede de Noáin a trabajadores de 22 nacionalidades, tienen experiencia. De ahí lo preocupante de su llamada de atención a los responsables públicos. “Nuestra inversión en I+D+i es superior a la media pero somos una comunidad pequeña y deberíamos duplicarla. Invertir un 1,9% no sirve para nada. Tendríamos que invertir en torno al 3% cada año y de ahí para arriba si realmente queremos diferenciarnos y no ir a la cola”. Como remarcó Molero “la retención de talento cuesta y no sólo dinero. Venir para trabajar y ganar un salario atractivo es insuficiente. El Gobierno tiene que hacer acciones concretas para que esto sea realmente atractivo y no se hace”, lamentó para a renglón seguido enfatizar que las compañías ubicadas en Navarra están “deseosas” de colaborar con la administración para orientar más la formación a las necesidades de las empresas. “No es que haya un rechazo pero todo es excesivamente lento para avanzar en esa idea. Si la colaboración de las empresas está garantizada, ¿por qué no se avanza más?”, se preguntó antes de poner el acento en que tenemos “una tasa de retención de talento muy baja” y “formamos profesionales altamente cualificados que se van a otras comunidades y al extranjero”.

A la dificultad de atraer y retener talento también se refirió Ramón Pérez, CEO de STQ Energía, quien también participó en la mesa redonda. “Las empresas somos ladrillos de la economía, la célula esencial y las administraciones nos tienen que ver más cerca. Tenemos ganas de colaborar”, enfatizó antes de que admitir que el tamaño de su empresa, más pequeña, le lleva a tener una visión algo más sesgada. “Las grandes sois tractoras. Mi empresa no deja de ser un colaborar de las empresas potentes”, concluyó.

 

 

Institución Futuro
Share This