Acceso a la noticia

Un informe elaborado por los colegios de Ingenieros de Caminos, de Industriales y de Agrónomos de Navarra sostiene que Pamplona va a ser la última capital de provincia española a la que llegue el Tren de Alta Velocidad (TAV) y denuncia que este año es crucial para que se cumpla con el horizonte con el que supuestamente trabaja el Gobierno socialista de Pedro Sánchez, que es la puesta en servicio en el año 2035.

Según denuncian, el hecho de que Navarra no haya sido considerada prioritaria en las inversiones para la llegada del AVE por el ministro Óscar Puente puede suponer un serio problema. Y es que, el ministro parece más empeñado en enfangar la política y en la vanidosa misión de hacer listas con los nombres de los medios de comunicación que -según él- le insultan, que en desarrollar las infraestructuras en España.

Los ingenieros consideran que es “plenamente viable” la construcción del corredor navarro del TAV y su completa puesta en servicio para 2035, con el hito intermedio de llegar a la nueva estación de Pamplona en 2030, pero para ello, hay mucho por hacer.

Según las entidades convocantes, “a día de hoy existe una ausencia total de documentación técnica para continuar con las obras y una falta de planificación conocida“. Esto, “sumado a la no tramitación de los Presupuestos Generales del Estado para 2024 y a la insuficiencia presupuestaria a medio plazo condiciona sobremanera el futuro de la alta velocidad entre Zaragoza, Pamplona y la Y vasca”.

Para llegar al objetivo de 2035, han explicado que antes, para 2030, debería estar terminado el tramo Castejón-Pamplona y la nueva Estación de Pamplona y, para 2031, la eliminación del bucle ferroviario de la Comarca de Pamplona.

La construcción del TAV, han concluido, es “un problema complejo”, pero no es un problema técnico ni administrativo ni económico, por lo que en su opinión sólo es un problema político.

Institución Futuro
Share This