Acceso a la noticia

Los Colegios de Ingenieros de Caminos, de Ingenieros Industriales y de Ingenieros Agrónomos, junto a la Institución Futuro, han considerado que “ha llegado la hora” de exigir al Gobierno de España la inversión adecuada para la Alta Velocidad en Navarra, comunidad que se ha quedado entre las últimas de la red en esta infraestructura.

Ha sido en una comparecencia en el Legislativo, donde los representantes se han apoyado en opiniones técnicas expuestas en una reciente jornada para justificar con datos la ínfima velocidad a la que se ejecutan los trabajos en Navarra, con solo uno de los 9 tramos en ejecución, que han achacado a la falta de unanimidad política, aunque han apelado a la mayoría a favor para “exigir” en Madrid el impulso.

Por el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, Pedro Busto, ha sido contundente al advertir a los opositores al TAV que “no tiene ningún sentido pensar en la planificación ferroviaria en términos de Navarra, hay que pensarla en nivel europeo. “Podemos ser la ‘aldea gala’ y si no queremos que pase por Navarra, el TAV no pasará, pero Zaragoza se conectará por el valle del Ebro con la Y vasca y la frontera” con Francia.

Y ha sido alarmista al advertir del “retraso significativo” de Navarra respecto a lo planificado, de forma que el Plan de Infraestructuras del Estado recogía en 1994 el trayecto Zaragoza-Navarra-Y Vasca, cuando 30 años después “no se ha hecho nada” en la Comunidad foral y sí en varios puntos de España que no integraban aquél plan.

Además, al ser parte de un corredor europeo cuenta con ayudas de la UE que decaerán de no ejecutar algunos trabajos que tienen el límite en 2026. También, ha dicho, además de la plataforma de trazado prevista en Navarra falta por definir y desarrollar previamente el plan en torno a la nueva estación de Pamplona y la conexión con la Y Vasca.

“El ferrocarril es el medio de transporte que menos contamina, el más ecológico, permite el uso de energías renovables. Las inversiones son muy altas pero duran muchos años, cien ó doscientos, por lo que las decisiones deben ser meditadas y consensuadas, pero debemos ser conscientes de las consecuencias a lo largo de privarnos de una infraestructura de esta importancia” económico y social.

Por la Institución Futuro, José María Aracama ha defendido el “punto de vista profesional” que planteaban los ponentes, pero ha advertido de que las bondades que para la competitividad de Navarra conllevará la participación en esta vía ferroviaria en la que “ha quedado atrás”, por lo que “ha llegado el momento de exigir” tanto al Gobierno estatal como a los grupos políticos navarros para que a su vez exijan “celeridad en la preparación de los proyectos, la citación de las obras y el compromiso de financiación”.

“Navarra ha financiado el 77% de lo ya realizado y hemos recogido migajas. Ha llegado el momento de que le toquen las inversiones, ha insistido para recordar que en el proyecto de Presupuestos de Navarra para 2024 no constan partidas extraordinarias para el TAV y que, al ritmo actual, en 2050 Navarra no tendrá todavía operativo este tren.

Por el Colegio de Ingenieros Industriales de Navarra, Michel Iturralde, ha coincidido en la necesidad de “triplicar” la inversión actual para conseguirlo.

En el turno de los grupos, estos han reiterado las posturas que tradicionalmente sostienen en torno a este asunto, con EH Bildu y Contigo-Zurekin opuestos a la construcción de una infraestructura que entienden medioambientalmente dañina, económicamente muy cara, que perjudicaría a la sostenibilidad que supone la actual red por la conectividad entre pueblos, y que sería mejorable con inversiones sobre lo ya existente.

Por el contrario, a favor de lo expuesto, en el turno de los grupos, la socialista Inma Jurío ha abogado por aparcar “demagogias y enfrentamientos políticos” que han frenado este proyecto, ha defendido el tren como “una vía verde de comunicación” y ha apelado a la “mayoría” existente en el Parlamento a su favor para impulsar el TAV.

También Javier García (PPN) ha alertado de que “Navarra está quedando fuera de juego” por la “apuesta por el ‘tren chuchú’ de algunos”, y ha mostrado su “compromiso claro” por el futuro y por usar la representación de su partido en madrid y en Europa para ello.

Por Vox, Emilio Jiménez, defensor también del TAV por ser “progreso económico y social”, ha mostrado sus “serias dudas” de que se vaya a impulsar en el actual contexto político en Navarra y en Madrid, donde EH Bildu tiene acuerdos de Gobierno.

Juan Luis Sánchez de Muniáin (UPN) ha sido muy crítico con el “desesperante y desastroso maltrato” ferroviario en Navarra, cuando el 77 % de la población española dispone de conexión con la Alta Velocidad, por lo que “es hora de que el Estado invierta en Navarra lo que corresponde”, al tiempo que ha abogado por impulsar un convenio, acelerar el PSIS de Echavacoiz y agilizar y concretar plazos de ejecución.

El portavoz de Geroa Bai, Pablo Azcona, ha incidido en la necesidad de que el Tren de Altas Prestaciones transporte mercancías y viajeros, aunque también que su presencia no aparque ni la red de tren convencional ni la sostenibilidad medioambiental ni optar por la mejor opción para la conexión con la Y vasca, aunque ha criticado la “demagogia” de UPN y PP, con cuyo gobierno de Mariano Rajoy se llegó a invertir un año “cero euros”.

Contraria se ha mostrado Laura Aznal (EH Bildu), disconforme con que la competitividad y desarrollo de navarra esté tan relacionada con este proyecto, del que ha dudado de que finalmente transporte mercancías, que deteriorá la conexión entre localidades más pequeñas y que además cuenta con el retraso anunciado de Francia.

Asimismo, Carlos Guzmán (Contigo-Zurekin) ha incidido en que su modelo ferroviario es “absolutamente distinto al absolutamente innecesario” del TAV, pues ellos abogan por “vertebrar el territorio” y transportar mercancías, dos puntos que ha negado que vaya a hacer una alta velocidad que se evidencia como contraria al “queremos tren social y sostenible” por el que ellos abogan.

Institución Futuro
Share This