Acceso íntegro a la noticia

Ya hay 75.261 personas con seguro privado, un 87% más que en 2015.

Institución Futuro advierte de que si no se aborda un nuevo modelo en la red pública Navarra tendrá una medicina de primera y otra de segunda.

La penetración de los seguros privados de salud en Navarra es cada vez mayor y esta tendencia que se inició hace una década ha cogido velocidad en el último año. Al acabar 2023 había 75.261 personas en Navarra con un seguro para atender sus necesidades de salud, lo que supone un aumento del 8,2% respecto al año anterior, según apunta la Institución Futuro con los últimos datos publicados por la Fundación Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS).

José María Aracama, presidente de Institución Futuro, y Javier Sada, médico y miembro de la entidad, alertaron ayer sobre la necesidad de un nuevo modelo sanitario para revertir la situación actual del sistema público. Incidieron en indicadores como las listas de espera, que se encuentran en máximos históricos con 67.606 pacientes para primera consulta a final de marzo y con una demora media de 84 días, así como el hecho de que un 80% ni siquiera tienen cita. A ello sumaron el aumento de las reclamaciones de los pacientes, una temporalidad de la plantilla del SNS del 59% o la citada penetración de los seguros privados.

Sobre este aspecto, Sada reconoció que Navarra es la comunidad con menos seguros privados del país. Pero añadió que crecen por encima de la media desde hace tiempo. De hecho, entre 2015 y 2023 el aumento de asegurados ha sido del 87% y el volumen de primas contratadas ha subido de 29 a 70 millones, un 141% más.

Además, el aumento de los asegurados ha sido mayor que el registrado entre 2020, primer año de la pandemia, y 2021, cuando subieron un 8%. Y duplica el incremento del 3,2% que hubo entre 2021 y 2022.

Un cambio profundo

Los responsables Institución Futuro han elaborado el informe Hacia un nuevo modelo sanitario en Navarra. Afirman que “a pesar de tener los presupuestos de Salud más expansivos de la historia, el sistema sanitario navarro requiere un cambio profundo para mejorar su funcionamiento”. Y advierten del riesgo de tener una medicina de primera y otra de segunda.

“Podemos encontrarnos con médicos que hemos formado y que se van a la sanidad privada o a otros países y médicos en la sanidad pública que vienen del extranjero. Es un torpedo en la línea de flotación de la equidad”.

En este sentido, pusieron como ejemplo que dos médicos residentes de oftalmología se han ido a La Rioja porque les ofrecían contratos más atractivos y también que en la reciente OPE de radiólogos convocada por el SNS se ofertan 17 plazas y se han presentado 13 candidatos. Esto último, indicaron, es aun “más peligroso” ya que se trata de plazas fijas.

El termómetro social es claro: las reclamaciones se han duplicado en cinco años. Así, en 2019 hubo 30.639 frente a las 60.031 del año pasado. “Muestra la gran insatisfacción ciudadana con el servicio”. Aunque en las encuestas de Salud se observa una buena valoración a los profesionales, la nota cae cuando se habla de la accesibilidad al sistema, añadieron.

 

Sada: “No se está gestionando bien”

Los planes de choque para frenar las listas de espera son “imprescindibles” y “hay que hacerlos” en situaciones como la actual. Sin embargo, al contrario de lo que pasó en otros momentos en que se aplicaron, ahora “no están funcionando”. Los especialistas de Institución Futuro abogan por acciones urgentes, a corto plazo, para revertir la situación y otras estructurales, a largo plazo. Y entre las primeras incluyen los planes de choque para bajar listas de espera que, básicamente, se centran en horas extras (peonadas), nuevas contrataciones y derivaciones a la red privada.

Medidas urgentes

Salud lleva más de medio año aplicando estas medidas y las listas de espera han aumentado. La explicación que encuentran desde la entidad es que el fallo está en la gestión. “No se está gestionando bien”. Para que los planes funcionen hay que hacer una gestión directa, controlar las agendas, estar encima continuamente y servicio a servicio, dijo Sada.

A esta medida añaden lograr un sistema sanitario más atractivo que fidelice al profesional, con un modelo retributivo más alto, incentivación de las plazas de difícil cobertura (pago de desplazamiento, más puntuación en el curriculum, posibilidad de docencia, mejoras de conciliación, etc.) y contratos más largos.

Medidas estructurales

A estas medidas suman otras estructurales. “Innovación en la gestión”, dijo Sada, para adaptarse a la creciente cronicidad y para reformar el sistema funcionarial. Así, consideran que el SNS debe tener más independencia de Función Pública para ganar en flexibilidad, aplicar un nuevo modelo retributivo con una mayor componente variable así como un nuevo desarrollo de la carrera profesional. También abogan por potenciar la autonomía de los centros de Primaria, con gestión individualizada de cada centro y reducción de la burocracia así como facilitar la investigación. Otra medida importante es la de mejorar la colaboración público-privada con unidades super especializadas de referencia, trabajo en red, extensión de la oferta sanitaria y cooperación entre las distintas instituciones.

Institución Futuro critica que con mil millones más la actividad en primera consulta no crece

Considera que el gasto expansivo en Salud no se ha traducido en un mejor funcionamiento del sistema sanitario

El departamento de Salud ha dispuesto de 1.043 millones más en los últimos cinco años pero esa “expansión” en el gasto no se ha traducido en un mejor funcionamiento del sistema. Así lo apuntó ayer José María Aracama, presidente de Institución Futuro, durante la presentación del informe ‘Hacia un nuevo modelo sanitario en Navarra’.

Según Aracama, el presupuesto del departamento de Salud es el de mayor gasto dentro de los Presupuestos Generales de Navarra y en 2024 alcanza el 26,5% del gasto no financiero. En los últimos cinco años ha pasado de 1.086 millones de euros, en 2019, a 1.465 millones en 2024. “Ahora hay más dinero pero la actividad no crece. Quiere decir que la gestión no se hace adecuadamente”, dijo.

En concreto, según la entidad el número de primeras consultas de especialista en los tres hospitales de Navarra fue de 302.169 el año pasado mientras que en 2018 alcanzaron las 337.495. “No se ha llegado al nivel de 2018 después de la pandemia”. Y todo, a pesar del aumento de gasto sanitario.

De hecho, tras el bajón del primer año de pandemia (2020), cuando se registraron 231.292 primeras consultas, la actividad comenzó a subir hasta superar las 310.000 primeras consultas en 2022. Sin embargo, el año pasado ni siquiera se alcanzó esta cifra.

Avance de la lista de espera

Por el contrario, el avance de las listas de espera es imparable: de 32.720 pacientes aguardando a final de 2018 para una primera consulta a 65.667 al acabar 2023. Y en el primer trimestre de 2024 la tendencia se ha mantenido.

Según la entidad, Navarra es la cuarta comunidad autónoma con mayor número de pacientes en lista de espera por cada mil habitantes. Y en cuanto al tiempo medio de espera, a finales del año pasado llevaba a Navarra al tercer peor resultado de todas las comunidades.

Al mismo tiempo, se han alcanzado también cifras récord en personas en listas de espera que incumplen la ley de garantías, que indica 30 días como máximo para la consulta desde la solicitud. Había 48.036 personas incumpliendo esta ley a final de 2023 frente a 27.169 en 2019.

En cuanto a la lista de espera quirúrgica indicó que la actividad ha ido aumentando en los tres últimos años hasta 51.221 operaciones en 2023 (49.784 en 2018). Sin embargo, “cuando hay tapón en consulta la lista quirúrgica no crece más”.

 

ALGUNAS MEDIDAS QUE PROPONE INSTITUCIÓN FUTURO

Urgentes. Lograr un sistema más atractivo (más retribución, incentivar puntos de difícil cobertura, contratos más largos) y plan de choque listas de espera.

Innovación en gestión. Adaptarse a la cronicidad. Reforma del sistema funcionarial, pasar del “cuánto al cómo”: independencia de Función Pública, autonomía de gestión de centros, nuevo modelo retributivo con más componente variable, nuevo desarrollo profesional…

Atención Primaria. Gestión individualizada de cada centro, desburocratización, mejorar la resolución.

Investigación. Apoyar y facilitar. Aumentar la captación de fondos, potenciar el talento.

Colaboración público-privada. Crear unidades superespecializadas, trabajo en red, extensión de la oferta sanitaria, hospitales de referencia, cooperación entre instituciones en investigación, etc.

Institución Futuro
Share This