Nueva Gestión, 11 de diciembre de 2007
Presentación del informe “Comentario a los Presupuestos Generales de Navarra del año 2008”
Un informe elaborado por la Institución Futuro afirma que el gasto en sanidad está creciendo de forma “preocupante” en Navarra y representa ya la partida más importante del gasto de los Presupuestos Generales de la Comunidad foral para 2008, con un 20,69 por ciento del total.
Además, el gasto sanitario crece un 7,18 por ciento con respecto al ejercicio de 2007 y en dos años los gastos de farmacia se han incrementado en torno a seis millones de euros, es decir, un incremento del 20 por ciento.

Con estos datos, el autor del informe, el catedrático de Hacienda Pública y ex director del Instituto de Estudios Fiscales del Ministerio de Hacienda, Juan José Rubio Guerrero, se refirió en rueda de prensa a la necesidad de “controlar el gasto” en este sector.

En concreto, Juan José Rubio planteó la puesta en marcha “gradual, equitativa y eficaz” del ‘ticket moderador’, un sistema por el que los ciudadanos pagarían una cuantía económica cada vez que accedan a los servicios públicos sanitarios.

Según el catedrático, de esta forma “la persona que acuda a un servicio porque tiene verdadera necesidad pagará una pequeña cantidad, que no le supone nada, y es un control para las personas que utilizan estos servicios de forma expúrea”.

Como ejemplo, Juan José Rubio explicó que existen seguros médicos privados que ya aplican a sus clientes un paga de entre 3 y 5 euros cada vez que reciben un servicio. “Habría que introducir criterios de equidad, de tal manera que aquellas personas que no lleguen a determinados niveles de renta puedan acceder gratuitamente a los servicios”, apuntó.

Juan José Rubio afirmó que con este sistema “se podría evitar las políticas que se han generalizado en la UE como consecuencia del Estado de Bienestar, la política del gratis total, porque eso lo pagamos todos los ciudadanos en forma de mayores impuestos”. “Lo que se pretende no es limitar el acceso al servicio, sino que ese acceso esté fundamentado en una necesidad real”, afirmó.

El catedrático de Hacienda Pública expuso estas consideraciones en la presentación del ‘Comentario a los Presupuestos Generales de Navarra del año 2008’, que ha elaborado por encargo de la Institución Futuro.

En la presentación del informe estuvo presente el director del ‘think tank’, Julio Pomés, quien advirtió de que Navarra se encuentra en una situación de “autocomplacencia peligrosa” y señaló que la Comunidad foral “tiene el record de mayor gasto público por habitante y año de España, ratio que ante una coyuntura adversa, como la que se vislumbra, es un serio riesgo”.

Según Julio Pomés, “Navarra debe poner límites al crecimiento de los servicios públicos”. “Es una ley macroeconómica inexorable que, a coste cero, la demanda es infinita. Además, no hay valoración de lo que cuesta cada prestación. El gratis total de los servicios públicos ha traído consigo una trivialización y consumo desaforado”, consideró.

Por ello, sostuvo que “la utilización de los servicios públicos debe ser moderada mediante un copago por todos aquellos que no estén en situaciones de marginalidad social”.

Julio Pomés afirmó que “sería deseable que el pacto entre UPN y PSOE sirviera no sólo para aprobar estos presupuestos, sino también para que las cuentas públicas dejen al margen electoralismos clientelistas que pueden dañar el futuro de Navarra en el largo plazo, lo que implica el establecimiento de medidas reductoras del gasto público”.

Entre otros gastos que el informe considera excesivos se encuentran los gastos de personal, que aumentan un 9,3 por ciento y representan un 25,16 por ciento, un porcentaje que puede considerarse “algo desproporcionado respecto al tamaño de la Comunidad foral.

En este sentido, señala que existe una tendencia a la externalización en la prestación de ciertos servicios, “que no sería preocupante si no conviviese con un aumento importante de los gastos de personal”.

Además, los gastos corrientes en bienes y servicios tienen un incremento del 15,34 por ciento y suponen el 11 por ciento del total de gastos de la administración. Los gastos de personas más los gastos en bienes y servicios suponen el 37 por ciento de los gastos presupuestados, “por lo que resulta fundamental un control y seguimiento de los mismos”, explicó Juan José Rubio.

En cuanto a la presión fiscal, vía impuestos la aportación media de cada navarro será de 6.006 euros frente a los 5.501 estimados en 2007, lo que supone un incremento del 9 por ciento.

Juan José Rubio apuntó que en el actual escenario macroeconómico es necesario “adoptar esquemas de presupuestación conservadores y realistas en espera de ver cómo se manifiesta la coyuntura ante un escenario incierto”.

Institución Futuro
Share This