Deia, 15 de mayo de 2007
Un informe advierte de que el crecimiento se puede resentir a medio plazo
La economía navarra tiene un problema de productividad que establece algunas interrogantes sobre su crecimiento futuro y hace necesario desarrollar nuevas estrategias empresariales, según el primer informe elaborado por el Centro para la Competitividad de Navarra (CCN).
Este centro, promovido por la Institución Futuro, surge como un instrumento para estudiar “qué es lo que hay que hacer para que Navarra siga siendo una comunidad dinámica, competitiva y próspera”, según su presidente, José Antonio Sarría, quien explicó que tiene vocación de permanencia y un enfoque multidisciplinar e integrador, orientado al análisis de la competitividad y el desarrollo de estrategias de desarrollo regional a medio y largo plazo.

Además aspira a convertirse en un cluster de conocimiento de referencia cuyo fin último es informar, idear y sugerir propuestas de políticas públicas y facilitar decisiones empresariales que estimulen el desarrollo sostenible de la Comunidad foral.

Para lograr su objetivo realizará estudios, debates y seminarios y presentará propuestas concretas, una tarea en la que espera contar con la participación y colaboración de “toda la sociedad”.

Sus áreas de interés se agrupan en cuatro: la economía navarra en el marco internacional; la agenda de la innovación; el desarrollo del capital humano y la modernización del sector público.

En este contexto ha realizado su primer informe, Innovación y productividad en la economía de Navarra. Posicionamiento frente a las regiones europeas más avanzadas, en el que se constata que la posición económica favorable de Navarra responde a mejoras en el nivel de empleo, con un aumento de las tasas de actividad y de ocupación, mientras que el crecimiento de la productividad ha sido “mucho más modesto”, lo que “apunta un problema en el proceso de crecimiento a medio plazo”.

Tras señalar que “única forma de crecer en el futuro pasa por un crecimiento de la productividad”, recalcó que en última instancia la productividad de una región depende de la capacidad de innovación.

En el caso de Navarra, un crecimiento modesto de la productividad indica que la innovación también está siendo modesta, por lo que es preciso mejorar, pero no sólo en innovación tecnológica, sino también de producto, gestión o recursos humanos, un campo en el que la empresa navarra invierte “poco”.

Ante este diagnóstico, plantean la necesidad de desarrollar nuevas estrategias basadas en la mejora de la productividad e inciden en que las empresas deben realizar un esfuerzo de innovación tecnológica y organizativa si quieren reducir su diferencial de productividad con sus competidores.

Institución Futuro
Share This