Descargar Informe

Tras la celebración de la I Jornada El futuro del TAV en Navarra, se concluye que es necesario acelerar la construcción del TAV en el tramo navarro para lograr que en diez años se puedan realizar los trayectos de pasajeros Pamplona-Madrid/Barcelona en alta velocidad. Para ello, se reclama al Estado que invierta 2.550 millones de euros en una infraestructura clave para el desarrollo socio-económico de la región.

El 18 de abril de 2023 se celebró la I Jornada El futuro del TAV en Navarra, organizada por la Demarcación de Navarra del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, el Colegio de Ingenieros Industriales de Navarra (COIINA), el Colegio de Ingenieros Agrónomos de Aragón, Navarra y País Vasco, Delegación Navarra y el think tank Institución Futuro. En ella se buscaba profundizar en la actual situación de la Alta Velocidad en la Comunidad Foral y qué acciones habría que llevar a cabo para acelerar su puesta en marcha.

Las entidades organizadoras hicieron público el 24 de octubre el resumen de todas las ponencias presentadas. Se incluyen también las conclusiones generales del encuentro y las recomendaciones que se proponen sobre esta materia. En este sentido, todas las entidades antes citadas se ofrecen a ayudar a impulsar y desarrollar las recomendaciones planteadas.

 

Las principales conclusiones son:

 

La red del Tren de Alta Velocidad es una fortuna para el país que la puede desarrollar. Se tarda mucho en construir una red ferroviaria y ésta perdura décadas; las decisiones han de estar muy meditadas para que no haya que lamentarlas en el futuro.

 

El corredor navarro está incluido en el Corredor Atlántico al ser la salida de Zaragoza a Francia pasando por Pamplona. Este hecho asegura la conexión a esta red internacional.

 

La carga de la red ferroviaria navarra actual (de viajeros y mercancías), con más de 150 años y vía única, es muy elevada. El tramo Castejón/Pamplona está saturado. Disponer de la nueva red de alta velocidad permitirá contar con una mayor capacidad en la red convencional para otros segmentos de transporte si se adapta a los nuevos estándares de diseño.

 

La conexión con la “Y” Vasca deberá tener capacidad para absorber los tráficos que procedan de Zaragoza y del Eje Mediterráneo, además de los que se puedan generar en Navarra.

 

La conexión del Corredor Atlántico con Francia será después del año 2037. Por tanto, ahora no urge discutir sobre si la conexión del tramo navarro se realizará por Ezkio o por Vitoria –una decisión estratégica- sino impulsar que se construya la estación de Pamplona y se logre poner en servicio el Pamplona-Madrid y Pamplona-Barcelona.

 

El TAV podría llegar a Pamplona desde la línea Madrid-Barcelona en aproximadamente 10 años. Recordemos que a fecha 2023, el 77% de la población peninsular española tiene ferrocarril de alta velocidad. En Navarra somos del 23% excluido de esa infraestructura.

 

Para lograr cumplir el citado plazo hay que conseguir una inversión total de 2.555 millones de euros, lo que se corresponde con 260 millones euros/año, es decir un 14% de la inversión total de ADIF durante 10 años.

 

A la Comunidad Foral solo le ha correspondido en 30 años una inversión de 233 millones de euros (70 millones en 2022), el 4 por mil de todo lo invertido en Alta Velocidad en España. Al actual ritmo de inversión, el corredor navarro de Alta Velocidad, incluyendo la conexión con la “Y” Vasca, no sería una realidad hasta dentro de 60 años.

 

El PSIS del Tren de Alta Velocidad nace en 2004, es el principal desarrollo urbanístico de la historia de Navarra, con la construcción de 12.000 viviendas de las cuales la mitad tienen algún grado de protección, y es crucial para la llegada del TAV, por lo que urge su desarrollo.

 

Incluye además la eliminación del bucle de Pamplona, la ordenación urbanística de dos ámbitos muy amplios (Etxabakoitz y San Jorge) y soluciona el problema histórico de las comunicaciones de Barañáin. La operación implica, además, la nueva estación de Pamplona. Por  la actual,  ubicada en San Jorge, pasan al año 1,3 millones de personas, lo que la convierte en la 12º estación más transitada de España.

 

Asimismo, las entidades organizadoras realizan, tras la celebración de la jornada, las siguientes recomendaciones:

 

  • Priorización del TAV en la agenda política, infraestructura indiscutible e indispensable para el desarrollo de Navarra y el desarrollo urbanístico de la Comarca de Pamplona. Los navarros no pueden seguir estando dentro de ese 23% de españoles que no disfruta de la Alta Velocidad.

 

  • Búsqueda de consensos políticos (que abarquen más de una legislatura por la envergadura del proyecto), apoyos y aliados en la sociedad civil navarra y de otras comunidades autónomas (Aragón y País Vasco) que también están interesadas en la ejecución del TAV a Pamplona para poder exigir al Estado su financiación y construcción en el menor tiempo posible. Otras regiones se han movilizado a este respecto.

 

  • Redefinición de las prioridades a día de hoy, que pasan por impulsar el tramo desde el sur hasta Pamplona (incluyendo la construcción de la nueva estación de Pamplona). La decisión sobre el punto de conexión del tramo navarro con la “Y” Vasca será estratégica.

 

  • Elaboración y presentación pública de un documento-cronograma detallado y realista de la situación del TAV. Hay que definir plazos y compromisos de inversión por parte del Estado para las diferentes fases de ejecución, y que la ciudadanía los conozca.

 

Institución Futuro
Share This