Salarios más bajos que la media, inestabilidad en el empleo, mayor vulnerabilidad en las crisis… Son algunos de los asuntos que marcan recurrentemente el debate público. Sin embargo, en pocas ocasiones se tiene en cuenta que la verdadera explicación de estos problemas endémicos que sufre la economía española es que el tamaño de la empresa española es de los más pequeños de Europa. Si queremos mejorar los salarios, ser más competitivos, crear más puestos de trabajo y afrontar con más resiliencia vaivenes económicos como la crisis del coronavirus o la guerra de Ucrania, la única solución realista es incentivar que haya más empresas, más productivas y competitivas.

Acceso al informe

Institución Futuro
Share This