Jueves, 29 de enero de 2009, 19 hs, sede de la CEN
Crisis financiera-económica: retos y oportunidades

Juergen Donges, Catedrático de Economía y Director del Instituto de Política Económica de la Universidad de Colonia, afirmó que nadie sabe cuándo ni a qué coste se va a salir de la crisis y añadió que la mala situación económica española no se debe a la crisis internacional, sino a causas internas.

 

Así lo expuso en la conferencia “Crisis financiera-económica: retos y oportunidades”, organizada por el think tank Institución Futuro (www.ifuturo.org) el pasado 29 de enero en Pamplona. El evento, que formó parte del ciclo de conferencias “Respuestas ante la crisis”, reunió a más de 150 asistentes. La presentación del ponente corrió a cargo de Emilio Huerta, director del Centro para la Competitividad de Navarra, y Julio Pomés, director de Institución Futuro. La charla, celebrada en la Confederación de Empresarios de Navarra, contó con la colaboración de Diario de Navarra, Canal 6, Onda Cero y CEN.

Juergen Donges comenzó su intervención aclarando que la crisis financiera española no tiene nada que ver con la internacional, “porque la burbuja inmobiliaria no está relacionada con la crisis de las hipotecas subprime”. Asimismo, añadió que quien diga que sabe cuándo acabará la crisis “está contando milongas”, porque lo único que puede hacerse es plantear escenarios prospectivos aproximados. Para el ponente, los dos escenarios más factibles serían el de una modesta recuperación económica a partir del primer semestre de 2010 o el de una recesión prolongada de hasta dos años de duración. “Los otros dos posibles escenarios, el de estancamiento persistente de la actividad durante cinco años o el de gran depresión, no son probables porque las autoridades responsables han actuado con mucha rapidez”.

Sobre la actual situación, el Catedrático de Economía cree que pueden obtenerse tres lecciones importantes. La primera, que a raíz de lo que ha ocurrido no puede pensarse que la regulación en los mercados financieros deba aumentar, porque si se hace se obstaculiza la competencia entre entidades financieras, se obstaculiza la innovación financiera y la distribución de riesgo. “Así que a la pregunta de si hay que regular, yo respondo que sí, pero eficientemente”. En segundo lugar, Juergen Donges subrayó que en esta ocasión los bancos centrales han aplicado una política monetaria demasiado expansiva, lo que ha hecho que debido a los bajos tipos de interés, las empresas y familias se hayan endeudado en exceso. “Por eso no puede decirse haya habido un fallo de mercado, sino que ha habido un fallo de Estado”. Por último, destacó que todas las crisis ocurridas después de la postguerra han ido precedidas de una burbuja inmobiliaria, así que los bancos centrales también deberían vigilar este sector.

El conferenciante puso en duda de la existencia de un plan concreto para hacer frente a la crisis por parte del Gobierno español. Aunque defendió que sí se han tomado algunas medidas correctas, recalcó la importancia del conjunto de la política económica. A la falta de una línea de actuación clara, el ponente sumó también como problema grave el tiempo perdido por la administración española en la gestión de esta crisis. “Mientras en Alemania se asumió la situación ya a principios de 2008, en España no ha sido hasta final de ese año cuando se ha reconocido públicamente la situación”. Sobre la adopción de medidas fiscales, indicó que sí se pueden esperar efectos positivos, pero no demasiados. “Lo que no sirve es el fomento del consumo, porque no tiene un efecto inmediato en la producción del país”.

Juergen Donges incidió en la idea de que, para que las economías se recuperen, tienen que tomarse medidas y proponerse soluciones a nivel internacional, frente a los planes estrictamente nacionales. Para defenderlo se basó en dos ejemplos. Por una parte, los incentivos económicos que ofrece el gobierno alemán a quienes cambien sus coches de más de nueve años por vehículos nuevos, que han beneficiado tanto a plantas automovilísticas germanas en el extranjero (véase el aumento de producción en Landaben, planta de Volkswagen en Navarra) como a las compañías francesas, especializadas en vehículos de bajo coste y consumo. Por otro lado, ante la posibilidad que barajan varias administraciones de crear un “Bad Bank” que asuma los activos tóxicos de las entidades bancarias de sus países, recordó que este contexto llevaría a una distorsión de la competencia. Aclaró que si no se toma esa decisión globalmente, determinados bancos disfrutarán de una ventaja competitiva clara en el mercado global.

Sobre el ponente:
Juergen Donges es Catedrático Emérito de Ciencias Económicas por la Universidad de Colonia. Dirige el Instituto de Política Económica de la Universidad de Colonia y el Instituto de Estudios Económicos Otto Wolff. Es asesor científico de varias instituciones, como el Peterson Institute for International Economics (Washington, D.C.), el Institute for Global Economics (Seúl), el European Centre for International Political Economy (Bruselas) y el Instituto de Estudios Económicos (Madrid). Es asesor de organizaciones internacionales y de Gobiernos de diferentes países.

 

Institución Futuro
Share This