¿Tiene sentido eliminar la educación concertada en Navarra?

¿Tiene sentido eliminar la educación concertada en Navarra?

Informe presentado el 19 de mayo de 2015
Apuntes de Institución Futuro 006

Este documento recoge las posibles consecuencias de la eliminación de la educación concertada en Navarra –eliminación defendida por varios partidos políticos- desde diferentes puntos de vista: económico, de calidad, de la voluntad de los ciudadanos familias y de libertad. 

De nuevo el discurso concertada sí /concertada no centra muchos de los debates sobre educación de los partidos políticos en campaña. Desde Institución Futuro se sigue defendiendo que hay que superar este discurso que enmascara y despista de los auténticos problemas de la educación en Navarra, porque lo importante es que todos los ciudadanos tengan acceso a una educación excelente. Pero hemos querido aportar algunos datos al debate.

En Europa el porcentaje de alumnos que asiste a la educación concertada varía mucho, superando el 50% en países como Bélgica y sin alcanzar el 5% en otros como Finlandia. En España el 68,3% del alumnado acude a la enseñanza pública, el 25,4 a la concertada y el 6,3% a la privada. En Navarra el 64% asiste a la pública y el 36% a la concertada, ya que la privada es casi inexistente.

Pero ¿existen razones objetivas para pedir la desaparición o minimización de la educación concertada?

1) Desde el punto de vista económico la desaparición de la educación concertada supondría un incremento anual de entre 44 y 53 millones de euros en los presupuestos de Navarra. El equivalente al coste de la policía foral o del departamento de Turismo, cultura y relaciones Institucionales o de tres centros de atención especializada de salud… Supondría aumentar un 40% el déficit de 2014 y alcanzar una deuda de 3.245 millones de euros.

En Europa, el porcentaje máximo de alumnos que asisten a la enseñanza privada se sitúa en torno al 10%. Si equiparamos ese porcentaje del 10% en Navarra, diríamos que de los alumnos que hoy estudian en la concertada, 10.266 pasarían a la enseñanza privada y 26.519 a estudiar en centros públicos. Teniendo en cuenta la diferencia de coste por alumno entre la enseñanza concertada y pública (hemos ajustado la diferencia a la baja para hacerla más comparable); añadiendo el coste para la Administración de alquilar o comprar locales para ubicar a tal cantidad de alumnos; y teniendo en cuenta la necesidad de convocar oposiciones para contratar a más profesores, el cálculo indica que la eliminación de la educación concertada supondría para las arcas forales un gasto anual difícilmente asumible. Si a ello le uniéramos la supresión de la zonificación y la obligatoriedad del estudio del euskera en todo el territorio, los gastos se dispararían.

Se suele achacar a la educación concertada que es la culpable de la falta de inversión en la pública. Lo cierto es que los datos indican que la inversión en enseñanza concertada se ha mantenido bastante estable en los últimos años. Sus profesores trabajan más horas y por un salario menor (-7.5%) y, además, los centros de la enseñanza concertada pagan las inversiones que sean necesarias en sus instalaciones.

Sin duda deberán buscarse los fondos para mejorar aquellos centros públicos que necesiten inversiones pero la desaparición de la concertada no es la solución sino que agravaría la necesidad de fondos.

2) Por lo que se refiere a la calidad de la educación la enseñanza concertada obtiene muy buenos datos tanto en PISA, donde sus resultados son superiores a los de Finlandia en varias áreas y superiores todos ellos a la media de la UE, como en selectividad,donde el porcentaje de alumnos que aprueban selectividad sobre el total de matriculados en segundo de Bachillerato es superior al 75%).

Esta mejor calidad se achaca a un mayor índice socioeconómico motivado en parte por la menor acogida de inmigrantes. Lo cierto es que la educación concertada que representa el 36% de los alumnos acoge al 17% de los inmigrantes.

3) Si tenemos en cuenta la voluntad de los ciudadanos, todos los partidos insisten continuamente en que la opinión de los ciudadanos es lo que va a guiar sus pasos. En el caso de la educación concertada existen datos concretos sobre lo que los ciudadanos quieren: donde el ciudadano puede elegir porque hay enseñanza concertada (Pamplona y su comarca) en torno al 50% eligen la enseñanza concertada quedándose cortas las plazas disponibles.

4) El artículo 27 de la constitución establece el derecho de los padres a educar a sus hijos de acuerdo a sus convicciones. Si desapareciese la concertada, su capacidad de elección quedaría reducida prácticamente al idioma. 

Por lo tanto, si la educación concertada es más barata, de calidad y además, allí donde es posible, más del 50% de los ciudadanos la elige, ¿por qué esa insistencia en que desaparezca?

 

Comentarios

Mas claro ni el agua. Creo que todo lo explicado en el artículo tiene suficiente peso como para no seguir dando mas vueltas a ese asunto. Esperemos que así sea, seguir con ese debate seria pura necedad.

Añade tu comentario

Hazte socio

Queremos saber tu opinión

Password: